viernes, 4 de abril de 2008

4 DE ABRIL: DESCUBIERTA PRESA DEL ATAZAR AL PONTÓN DE LA OLIVA

Presa del Atazar al Pontón de la Oliva

Por los meandros del Lozoya

Distancia desde Majadahonda 90 Km., Ruta Lineal de 10 Km., dificultad Baja, duración 3 horas , desnivel 270 m. de descenso.

El Poblado de la Presa del Atazar, punto de partida de esta salida, tiene rápido acceso por la carretera de Burgos (N-I), desviándose en el Km 50 por la N-320 hasta Torrelaguna y luego por la M-102 hasta el límite de Madrid y Guadalajara, pasando por Patones de Abajo, el aparcamiento del Pontón de la Oliva, donde nos recogerá el autobús al finalizar el recorrido, y llegaremos al comienzo del Poblado de la presa del Atazar, donde nos dejará el autobús antes de entrar, en una explanada con contenedores de basuras.

Antes de Iniciar el recorrido nos asomaremos a una curva de la carretera del Poblado , para contemplar la presa del Atazar (1972), con su bóveda de doble curvatura, un millón de metros cúbicos de hormigón, 128 metros de altura y 484 de longitud.

Una vez contemplado el embalse, volveremos por nuestros pasos a la explanada donde nos dejo el autocar y en dirección sur, iniciaremos el camino y el descenso, faldeando las casas del Poblado por un sendero bien marcado, siguiendo por la loma del mayor de los meandros, en dirección este, y a 1,3 Km. llegamos a un pequeño collado de la cuerda que llevamos, donde torceremos por una senda hacia la izquierda, por un pendiente muy inclinada por lo que se recomienda unas botas que agarren y por lo menos un bastón, que nos conducirá, a la pista de servicio que finaliza en La Presa de la Parra construida en 1903, con su pasarela metálica.

Volveremos sobre la pista de servicio siguiéndola paralela a las formas meandriformes del río, el cual se adapta y encaja en las fracturas del terreno. La vegetación que acompaña al río es de un verdadero bosque galería, con un gran arbolado de rivera compuesto principalmente por alisos, sauces y chopos, acompañándonos el cantar primaveral de la aves y surgiendo alguna perdiz que se nos cruza en el camino con su contoneante y gracioso andar. Poco más adelante nos podremos refrescar en una especie de fuente que el Canal (CYII) ha creado para conducir las aguas que fluyen de la parte superior del monte, nos encontraremos con una de las 140 bocas de mina o galerias horizontales con una longitud total de 1230 ms .

Al llegar después de una ascensión por la pista nos aparecerá la casa de La Tejera, y abandonando la pista, la bordearemos para bajar por un sendero zigzagueante para meternos en un precioso sendero arcilloso paralelo al río, inmersos en el soto bosque fluvial. Y mas adelante al girar a nuestra derecha, siguiendo el meandro , nos aparecerá en frente un gran farallón de roca, donde mas adelante se podran observar a los escaladores que practican y se entrenan en El Pontón.

Todavía no veremos el Pontón, pero si veremos la senda culebreante, que a media altura, dejando abajo extensos prados aprovechados por el ganado, nos conducirá a una pasarela adosada a la pared del cañón que ocupa la presa (hay que tener un poco de precaución, pues es un paso vertical), poco después se pasa otro tramo de pasarela. En esta zona se pueden observar a los escaladores que han hecho de las calizas de El Pontón uno de los lugares más frecuentados para escalada en roca, en la misma Presa nos encontraremos con las marcas roja y blanca del GR-88 que nos han acompañado durante el camino.

Llagando a la presa de El Pontón de la Oliva, sobre el río Lozoya, presa construida entre 1851 y 1857 por peones y presidiarios e inservible por las filtraciones que impiden que se embalse el agua. El final de la excursión es el aparcamiento de el Pontón de la Oliva al otro lado de la carretera donde estará el autobús que nos llevará a Majadahonda.