jueves, 25 de septiembre de 2008

PREPARANDO SALIDA A LA GRANJA DE SAN ILDEFONSO

VISITA A SAN ILDEFONSO POR LOS SENDEROS DE LOS REALES SITIOS Y A LOS JARDINES DE LA GRANJA.
El próximo 19 de Octubre, realizaremos la ruta de los senderos de los Reales Sitios, una ruta circular de un recorrido de unos 9 Km. con un desnivel de 132 m. y de una dificultad baja.
Lugar paradisiaco donde la realeza de la casa de los Borbones pudo disfrutar desde hace 3 siglos de ellos. Actualmente puede ser disfrutados por los demás mortales.

La excursión será la siguiente:

8:45 Hora de encuentro en el sitio habitual de salidas.
9:00 Salida en autobús hacia la Granja. Llegada a las 10h.
10:00 Comienzo de la ruta por El Sendero de los Reales Sitios, pasaremos por el Embalse Portón desde donde podremos ver los campos donde se cosechan los famosos judiones de La Granja. Siguiendo el río Eresma nos dirigiremos hasta la fábrica de la luz, donde en algunas zonas el valle se estrecha y las aguas del río corren con alegría. Junto a los margenes aparecen los primeros vestigios de las Pesquerías Reales. Una vez llegados a la Fábrica de la Luz, seguiremos en dirección al Puente del Anzolero, al principio de esta zona, el curso del río, con más pendiente obliga al agua a correr veloz y a estrellarse contra las rocas en su camino . El sonido del agua nos acompañara como una sinfonía para que podamos relajar todo el estrés que llevemos con nosotros. Del Puente del Anzolero nos marcharemos hasta Valsaín, iremos junto al río por el ya mencionado camino de las Pesquerías. Lo primero que veremos al llegar al pueblo son los restos de la Casa Real del Bosque de Valsaín, solaz de los reyes de la Casa de Austria.

Partiendo de Valsaín marcharemos hacia el Nogal de Calabazas. En los caminos que recorren Valsaín es habitual observar troncos apilados procedentes de las cortas de éstos bosques. Llegaremos a una zona donde nos esperan fresnos añosos formando un paseo a los lados que nos conducirán directamente hasta una mata de roble donde mana la fuente del Nogal de Calabazas.

Dejando la fuente nos marcharemos en dirección al puente Negro donde poco a poco iremos abandonando los pinos, una vez ocurrido esto, el robledal de nuevo nos acogerá con su sombra, pasaremos por el Puente Blanco y tomaremos dirección a la Puerta de Segovia.

13:30 Llegada de nuevo a la Granja. Marcharemos hacia el Restaurante Madrid donde nos deleitaran con los platos típicos de la zona.
Entrantes:
Platos típicos de la Región
Segundo:
Cochinillo asado
Postre
Pan/bebidas/café/Iva y propina incluido 27 euros.
16:00 Visita guiada a los jardines de La Granja (3euros/persona). Duración 2h 30min
La llegada del siglo XVIII coincide con la instauración de una rama francesa en el poder (Los Borbones) que provoca un cambio de orientación en la política estatal; el mundo de la jardinería se hará eco de este cambio imponiendo nuevos gustos y modas. Mientras que el jardín renacentista se movía dentro dentro de un esquema puramente medieval, en lo que respecta a la organización espacial pero proligicamente adornados de plantas u animales exóticos, máquinas hidráulicas y complicados juegos de agua, el jardín barroco aspirará a subliminal las experiencias ya ensayadas en el Renacimiento. El desarrollo de las ciencias botánicas y de la tecnología constructiva posibilitaron soluciones inviable anteriormente. El estudio de la ingeniería naval y militar dará alas a la creación de los grandes ejes visuales, normalmente dispuestos en terrazas y taludes de tal forma que el hombre parece dominar el infinito. La naturaleza artificial se confunde con el artificio natural creando un espacio para la vida, la luz y el movimiento, los colores, el juego, la música, etc.

Según decía Dézallier el gran teórico francés de la jardinería de esa época, Si uno se va a vivir al campo es para poder tener un jardín más vasto y magnífico. Así pensó Felipe V al realizar el primer Palacio en este Real Sitio, lugar donde pensó en retirarse para gozar de la vida abdicando en su hijo Luis, pero en 1724 a la muerte de su hijo, tuvo que retomar de nuevo la corona. Esto ocasionó un nuevo planteamiento del Palacio y tuvo que dotarle de un mayor esplendor digno de una corte.

Al retomar el trono Felipe V esa discrepancia entre el jardín y la casa, entre formas europeas y castizas, comenzó a diluirse merced al proceso de ampliación de la residencia y su envoltura por superficies al gusto italiano, a la vez que el jardín crecía y se adornaba más. La relación entre aquella y éste cambio hacia un mayor equilibrio, pero en cualquier caso el protagonismo continuó siendo el jardín, que mantiene intacto con todas sus esculturas y desde donde se contemplan las fachadas más bellas del Palacio.

Antes de iniciar el paseo conviene centrar algunos aspectos generales.
El jardín formal a la francesa, que se difundió por toda Europa a finales del siglo XVII y durante el XVIII, había alcanzado su cenit durante el reinado de Luis XIV, gracias a las creaciones de Le Notre, entre las que destaca, evidentemente Versalles. Pero como precedente inmediato de la Granja hay que destacar otro jardín del Rey Sol, menos conocido por cuanto que la Revolución francesa lo desmanteló: Marly, donde el Rey paseaba sus jornadas de descanso.

El La Granja, Felipe V no pretendió emular las vasta escenografías monárquicas de su abuelo en Versalles, sino construir un palacio con jardines para su retiro. No es extraño que por eso tuviera en mente Merly, tanto por la semejanza de su finalidad como por las características físicas del lugar.

Fue Felipe V quien eligio, no solo sus técnicos, sino el enclave y los límites precisos del mismo. El trazado del jardín se debe al arquitecto francés René Carlier que antes de su temprana muerte agosto de 1722 tuvo tiempo para dejarlo terminado.

Los juegos de agua de las fuentes, y las esculturas que las animan, son los grandes protagonistas del jardín de San Ildefonso.

La realización de estas fuentes se deben , fundamentalmente a los artistas René Frémin y a Jean Thierryque llamados en 1721, dirigieron un nutrido grupo de ayudantes entre los que cabe destacar nueve oficiales, seis marmolistas, dos modeladores y un cincelador, entre otros más.
Los talleres se instalaron en Valsaín. Por necesidades económicas se desistió de fundir todas las estatuas en bronce y se recurrió en su lugar al plomo barnizado imitando bronce rojizo, y solo en pequeños detalles se uso el dorado, como era práctica habitual en Francia, desde donde se traía la pintura que aplicaba un especialista , Jean la Coste.

Los jardines de la Granja cuentan con 26 fuentes ornamentales.

Fuente de la Selva
Carrera de Caballos
Fuentecilla del caracol
Fuentecilla del abanico
Fuentecilla del caracol
Fuente de Neptuno
Fuente Apolo
Fuente de la Media Luna
Fuente de Andrómeda

Cascada nueva:
Fuente de Anfitrite
Cascada nueva
Fuente de las Tres Gracias
Fuente de Eolo o de los Vientos
Fuente de los Dragones de Arriba
Fuente de los Dragones de Abajo

Fuentes de las ocho calles: la componen:
Neptuno
La Victoria
Marte
Cibeles
Saturno
Minerva
Hércules
Ceres
En el centro: Mercurio y Psiquis

Fuente de la Taza de Arriba
Fuente de la Taza de Abajo
Fuente del Canastillo
Fuente de las Ranas
Fuente de los Baños de Diana
Fuente de la Fama

Como la visita es guiada, terminamos aquí la información de interés general.

" Y cuenta la leyenda que cuando
en este jardín tiende el véspero sus alas
al tiempo que la luna
acaricia con sus rayos las estatuas,
se oye un rumor de risas...
se oye un rumor de danzas.
Y es porque al contacto de esos rayos,
recobran otra vez vida las hadas
y reanudan al conjuro de la luna
sus juegos y nos danzan...,
pero otra vez quedan inmóviles
cuando su beso de rosa les da el alba.
Así surgio el palacio....
así surgieron los Jardines de la Granja
el Hada de la Historia,
les dió forma real y los dió a España
pues quería que con ellos superáramos
los que trazara el ingenio de Mansard en Francia.
Lo concibió el poeta
para mansión de hadas...
y gozosos los gnomos y los silfos
labraron este edén al pie del Guadarrama..."

Parte del conjuro escrito por Francisco Herrero en su libro Recorrido Mitológico por las fuentes de los Jardines de la Granja de San Ildefonso.

18:30 Final visita a los Jardines y regreso.
19:30 Llegada a Majadahonda

El precio de la salida para socios será de 45 euros (15 autobús, 27 comida y 3 guía) y para no socios 50 euros por persona (20 autobús,27 comida y 3 guía).

Hay una limitación de 55 personas por lo que habrá un riguroso orden de inscripción estableciendo listas de espera a partir de esta cifra.

Reserva de plazas por riguroso orden de pago o ingreso en la cuenta nº 2100-1574-58-0200206190 a nombre de Asociación Amigos de los Caminos, abierta en la entidad La Caixa, Dr. Calero, 26, Majadahonda, Oficina 1574. indicando nombre del socio, por un importe de 45 euros por socio y 50 euros por no socio, o en metálico a Pilar Martín-Vargas en cualquier salida anterior.


FOLLETOS INFORMATIVOS (pinchar doble clip sobre ellos para poder leerlos)

Plano con indicación del Recorrido














Las Fotos de Daniel , en la descubierta


















Mis Fotos en la descubierta